CULTURA Y PATRIMONIO

La villa de Biescas se cita por primera vez a principios del siglo XI, sin embargo, esta zona habría estado habitada desde tiempos de la Prehistoria por los restos dolménicos que aparecieron a unos pocos kilómetros de Biescas. Es por ello, que este territorio goza de un riquísimo patrimonio arquitectónico, histórico y cultural que se ha ido formando a lo largo de tantos siglos. Hoy, en este territorio existen decenas de sitios, monumentos y lugares para descubrir una historia llena de secretos.

TORRAZA DE BIESCAS

La Torraza, o también llamada Casa Acín, es una de las casas fuerte más representativas de toda la comarca y fue construida en el año 1.580 por el infanzón Juan de Acín.

Sus plantas abovedadas y construidas en tosca, la ventana con un arco triangular de influencia y las ventanas saeteras que indican la función de vigilancia que poseía este edificio, son sus características principales. Aunque lo más maravilloso reside en su interior: suelos originales de canto rodado con diferentes dibujos, una chimenea de influencia francesa que recorre los 3 últimos pisos y unas ventanas festejadoras muy típicas de casas señoriales.

Hoy en día es un centro de interpretación donde se da a conocer la arquitectura popular de la zona, utensilios y materiales que utilizaban en las construcciones y otras labores, los oficios de la época y un audiovisual sobre la historia y vida en Biescas en el siglo XVI.

IGLESIAS DEL SERRABLO

Las Iglesias del Serrablo es un conjunto de iglesias construidas entre los siglos X y XI que tienen unas características que las hacen únicas en todo el ámbito arquitectónico mundial, así fueron declaradas en el año 1982 como Monumentos de Interés Histórico Artístico Nacional. Estas iglesias fueron redescubiertas en los años 20 del siglo pasado pero no fue hasta la década de los 60 cuando un grupo de gente preocupada por el abandono de estas joyas comienza sus labores de restauración y rehabilitación. Aunque son muy parecidas entre ellas, cada una de las iglesias que conforman la ruta destaca por tener alguna variante que las hace únicas respecto a las demás.

MONASTERIO DE SAN PELAY

MONASTERIO DE SAN PELAY

Se trata de un monasterio que se encuentra en las inmediaciones de Gavín que data del siglo XI pero que fue redescubierto en los años 90. En el año 1997, un miembro de la Asociación Amigos del Serrablo comenzó las labores de excavación en la zona y sorprendentemente lo que encontró fue una iglesia triabsidial que estaba prácticamente intacta. Un año más tarde, decenas de voluntarios vinieron a excavar la zona y lo que descubrieron fue un monasterio documentado en el siglo X, aunque de esta época únicamente quedan indicios, ninguna estructura. La estructura que hoy en día sí se conserva, pertenece a un edificio del siglo XI que sufrió profundas remodelaciones en el siglo XVII.

El yacimiento fue declarado como Bien de Interés Cultural en el 2008 por el Gobierno de Aragón.

DOLMEN DE SANTA ELENA

DOLMEN DE SANTA ELENA

El dolmen de Santa Elena es uno de los monumentos megalíticos más visitados del Pirineo. Se trata de una construcción funeraria cuyo origen se remonta al año 3.000 a.c . Este dolmen fue descubierto en los años 30, aunque durante la Guerra Civil, este y otros dólmenes fueron destruidos y quedaron en el abandono. Hasta que en el año 1975, el dolmen de Santa Elena fue redescubierto y desde entonces mantiene la estructura que se puede observar hoy en día. En diciembre de 2018, la Asociación Cultural Erata de Biescas descubrió un segundo dolmen en la misma explanada de Santa Engracia, que data de la misma época que el dolmen principal.

FUERTE DE SANTA ELENA

FUERTE DE SANTA ELENA

El fuerte de Santa Elena es una estructura defensiva construida a finales del siglo XIX, principios del siglo XX, compuesta por los restos de un fuerte del siglo XVII, ordenados construir por orden de Felipe II y diseñado por el ingeniero italiano Tiburcio Spannochi, el mismo que diseñó la Ciudadela de Jaca.

Actualmente el edificio no tiene ningún uso específico, pero en 2006 esta fortificación recibió la catalogación de Bien de Interés Cultural.

ERMITA DE SANTA ELENA

ERMITA DE SANTA ELENA

La Ermita de Santa Elena es el referente turístico de toda la Tierra de Biescas y uno de los enclaves religiosos más destacados de toda la Comarca del Alto Gállego.

Se trata de una ermita construida en sus orígenes en el siglo XIII y que ha sido objeto de muchas remodelaciones a lo largo de los siglos. Dentro de esta, existe una cueva cuya historia gira en torno a una preciosa leyenda que todos los pelaires (habitantes de Biescas) tienen grabada en su memoria. Un tesoro que se esconde entre árboles, verdes prados y rocas en la que a lo largo del año se realizan diversas celebraciones.

LA SERRERÍA DE BIESCAS

LA SERRERÍA DE BIESCAS

Se trata de un centro de interpretación que habría sido utilizado como serrería por un particular desde los años 30. Esta serrería supuso un importante centro de construcción para la restauración de Biescas tras la Guerra Civil. Durante esa época, la zona carecía de hierro o cemento para reconstruir edificios y la materia prima de la que disponían era la madera, con la que construyeron en esta misma serrería tejados, suelos de tarima, vigas, etc, de los principales edificios públicos de la localidad pelaire. Actualmente, se han realizado labores de restauración para hacer el lugar accesible a personas con movilidad reducida y el centro de interpretación alberga diversos materiales sobre los bosques de la Selva de Lasieso y los robledales de la Tierra de Biescas.

CASA COLGANTES BIESCAS

CASA COLGANTES BIESCAS

Uno de los rincones más característicos y pintorescos de Biescas lo constituyen las llamadas casa colgantes, un grupo de construcciones situadas al borde de la roca que forma el Barrio de la Peña. Geología y arquitectura popular se aúnan para crear un lugar único en el que el observador avispado podrá incluso descubrir restos de la antigua muralla medieval de Biescas.

MOLINO DE AINIELLE

MOLINO DE AINIELLE

Se trata de  un monumento hidráulico-tecnológico de primer orden, cuya mecánica reproduce un modelo mantenido desde el Medievo y se sitúa en el evocador pueblo de Ainielle, en el Sobrepuerto. Es desde el año 1763 que el molino toma su situación actual, aunque previamente había sido construido aguas arriba del barranco del Puerto. Ainielle fue abandonado en los años 60 y con él su molino, aunque 30 años después, la Asociación de Amigos de Serrablo comienza su restauración debido a la gran afluencia de gente que recibía este lugar tras el éxito de la publicación de la novela de Julio Llamazares, “La Lluvia Amarilla”, que trata precisamente del abandono y éxodo de las gentes de este lugar hacia otras tierras.

LOS ZOQUES

LOS ZOQUES

Los zoques son pequeñas capillas en mitad de un camino, que tenían como misión congregar a los fieles que iban a venerar a la Virgen con cuya ermita o santuario estaba vinculado el zoque. Estos servían, por un lado, para recoger donativos destinados al mantenimiento de la ermita principal; y, por otro, para servir como punto de reunión a los romeros que se dirigían hacia la ermita, además de poder dar refugio en ciertas ocasiones.  Los zoques que existen en la Tierra de Biescas son, el de Santa Elena que está situado junto a la carretera A-136, el de Santa Engracia que se sitúa en la explanada del dolmen, el de San Antonio que está en la entrada a la localidad de Biescas, el de San Cristóbal en el antiguo camino de Orós y el de la Virgen de los Canales, entre el camino de Oliván y Orós Bajo.

LA TORRAZA DE ESCUER

LA TORRAZA DE ESCUER

El castillo de Escuer, que data del siglo XII, es una fortaleza que se encuentra en Escuer Alto y fue construida por los Lanuza, una importante familia originaria del Valle de Tena y señores de la Baronía de Escuer, que se fue extendiendo durante siglos por varias localidades del Alto Gállego.

Aunque la construcción original date del siglo XII, cabe decir que los restos que pueden observarse hoy en día pertenecen a los siglos XIV y XV. El Castillo de Escuer es una de las fortalezas más importantes de nuestra comarca y ocupa más de 700 m2. Esta pequeña fortaleza está compuesta de un recinto fortificado, un torreón, una puerta, una capilla y un pequeño edificio a modo de cuerpo de guardia.

NUESTROS SPONSORS

SÍGUENOS

CONTACTO

Oficina de Turismo de Biescas

  • Tel: (+34) 974 485 222
  • Pza. Ayuntamiento, s/n 
    22630 Biescas (Huesca)
  • Contactar